Experiencia del Curso de formacion en orvieto, italia

  • by

Durante la segunda semana del mes de Julio de 2022, nuestros trabajadores de la Juventud, Laura y Gonzalo estuvieron realizando un curso de formación en Orvieto, Italia 🇮🇹, durante la segunda semana de Julio, llamado “If the opportunity doesn’t knock, build a door: a path of resilience”, juntamente con otros 20 trabajadores de la juventud de diferentes países.
🗣 El objetivo principal fue estimular la resiliencia personal para cambiar de perspectiva. Todo ello alineado con centrarse en la puntos fundamentales de las dificultades humanas relacionadas con los procesos migratorios.

A continuación podéis leer sus experiencias.

Hola a todos, me llamo Laura Planella, soy estudiante universitaria. Durante nueve días,
(del 6 al 14 de junio de 2022) estuve viviendo en “House laboratory Cerquosino”, Italia,
haciendo un programa de Erasmus + en la modalidad de “training course” gracias a la
asociación Artemide. El programa se titula: “If the opportunity doesn’t knock, build a door: a
path of resilience”.

Esta experiencia me ha permitido ver lo importante que es enfocarnos en nosotros mismos
de vez en cuando, ya que para poder ayudar a los demás, primero debes ayudarte a ti
mismo. Han construido un espacio para hacerlo de forma que todos nos sentimos seguros,
respetados, tranquilos y escuchados. Compartirlo con más gente y que esas personas
compartan sus miedos, inseguridades y momentos del pasado que són dolorosos y difíciles
de compartir en situaciones cotidianas, incluso con seres queridos y amistades cercanas.
Todo esto envuelto de representaciones corporales, manualidades, música, bailes, contacto
corporal, confianza, etc.

De esta convivencia me llevo muy buenos recuerdos y amistades que durarán mucho
tiempo. Así como, realidades de otros países y otras culturas. También me llevo conmigo
inspiración para empezar mi camino trabajando con jóvenes y para poderlos ayudar en todo
lo que pueda.
Si tenéis la oportunidad de participar en un proyecto con ARTEMIDE, no os lo penséis dos
veces y hacedlo porque realmente vale la pena. Y una vez estás allí, os aseguro que no
quieres volver tan pronto. El lugar, aislado de pueblos y ciudades te ayuda a desconectar y
relajarte. Convivir con los otros participantes, compartir habitación, comidas y espacios de
descanso así como las actividades te permite conocerlos de manera más íntima y cercana.
La casa en sí y la sala de actividades que solo entrabamos con ropa blanca permite crear
un sitio donde cambiar el chip y dejarte ir, un espacio especial donde ser tú mismo y hablar
desde lo más profundo de tu corazón.

Por último, quiero dar las gracias a los organizadores del programa. A Barbara, por sus
enseñanzas y su energía. A Simona, por sus clases de yoga matinales y por traducirnos
todo lo que no entendíamos. A Julio, por darnos la confianza en nosotros mismos que a
algunos nos faltaba y así grabar una canción. A Carlota, por hacernos comidas tan buenas y
por el ambiente tan fiestero en la cocina. A Mario, por todas las grabaciones y el video tan
especial que grabó.

 Laura Planella

Orvieto ha sido una gran experiencia para abrir los ojos en tu interior, conociendo grandes personas para futuras amistades, al principio todo es raro y distinto, pero una vez que van pasando los días te vas sintiendo mejor y más integrado, las actividades son de mucho contacto físico y visual y la casa y alrededores eran preciosas.

Gonzalo Giles